Primera Infancia


Desarrollamos espacios de cuidado y abordaje integral de niñas y niños en su primera infancia, que garantizan la estimulación temprana y promoción de la salud, propiciando condiciones de participación activa en el ámbito familiar y comunitario que faciliten el proceso de crianza y desarrollo de niños y niñas. Se aborda el trabajo desde diferentes áreas: asistencial, psicológica, comunitaria y de aprendizaje. A través del juego, se contribuye a la formación y desarrollo de su personalidad, y se guía su potencial, compartiendo con su grupo de pares y apoyando a las familias que participan de la comunidad.
03/10/2019

Semillitas – Espacio de Educación y Desarrollo Infantil

Semillitas – Espacio de Educación y Desarrollo Infantil A partir de nuestra inserción territorial como Fundación desde el año 2015 en el Barrio Tablada, Localidad de […]
03/10/2019

Articulación Barrio Itati y Santa Marta

Articulación Barrio Itati y Santa Marta Dentro de la provincia de Corrientes en vista de las necesidades que presentaban el Barrio Santa Marta e Itatí,  la […]
03/10/2019

Recorrido por las Escuelas del Paraje Galarza

Recorrimos las Escuelas del Paraje Galarza, ubicado en Los Esteros del Iberá. Compartimos las inquietudes y necesidades de los docentes y los alumnos y alumnas de […]
21/10/2019

Amanecer – Espacio de Educación y Desarrollo Infantil

Amanecer – Espacio de Educación y Desarrollo Infantil A partir de nuestra inserción territorial como Fundación desde mediados del año 2015 en el Barrio La Recoleta, […]

La importancia de los Espacios


En estos Espacios se desarrolla un proceso de subjetivación de los niños y se aborda el trabajo desde diferentes áreas: asistencial, psicológica, comunitaria y de aprendizaje a través del juego, puesto que brinda atención y cuidado al cuerpo de los niño/as en relación a sus necesidades básicas, contribuye a la formación y desarrollo de su personalidad, guía su potencial de aprendizaje compartida con su grupo de pares y sirve de apoyo a las familias que solicitan sus servicios.
Sin duda, la empatía está presente en cada interacción del niño con el adulto significativo, ya sea quien lo atiende en el espacio de salas, quien le sirve la comida o quien limpia su mesa. Cada sujeto que cumple una función dentro del Espacio de Educación y Desarrollo Infantil está destinado a empatizar con el niño para realizar eficazmente su tarea; si no puede lograr la empatía, no puede comprender al niño, por lo que no podrá satisfacer las necesidades y demandas que este requiere para su completo y correcto desarrollo.
Un segundo elemento mencionado es el miramiento que deben proporcionar todos los integrantes de los Espacios de Educación y Desarrollo Infantil, iniciando por las asistentes de la primera infancia, “sosteniendo y conteniendo” a ese niño y niña, “alojándolos” entre los brazos y sobre todo, “mirándolos”, pues al mirarlos lo significan, lo subjetivan, lo reconocen.
El equipo que conforma cada Espacio de Primera Infancia, realiza acciones que promueven cuidados basados en la ternura; “amorosos cuidados” a los niños cuyas madres les han confiado, por las diferentes circunstancias, y a las familias, a través de orientaciones, entrevistas, y talleres dictados por profesionales. Toda la Cultura institucional está puesta al servicio de promover el completo y correcto desarrollo de cada niño y niña concurrente, y acompañar a cada familia en la crianza de sus hijos, actuando muchas veces como mediadores con el contexto en el cual cada institución está inmersa.
Los especialistas en el área del desarrollo cognitivo de los niños, con los agentes transmisores de conocimiento. Todos estos agentes (familias, directivos, equipo profesional, asistentes para la primera infancia y personal de la institución) estarán involucrados en el proceso de aprendizaje de los niños; que involucra, más allá del conocimiento, la adquisición de valores: la solidaridad, el respeto y la aceptación de las diferencias. Pues, en definitiva, todos somos únicos y diferentes.
La inclusión de cada niño a la institución brindará la posibilidad a la familia de ligar a este niño con lo real, en un espacio donde pueden vincularse con la comunidad y ser reconocidos como integrantes de ella. Además, permitirá a la institución desarrollar al máximo sus recursos humanos, materiales y edilicios, en beneficio del desarrollo integral de este niño.