Acompañamiento de madres y padres adolescentes

 

 

Nos hemos propuesto como objetivo generar espacios interdisciplinarios cuyas intervenciones tengan como objetivo principal fortalecer y acompañar el proceso de autonomía progresiva de los/as adolescentes cuyas implicancias abarcan varios aspectos de la vida tales como: la toma de  decisiones, la concientización respecto de las consecuencias que implica someterse a situaciones de riesgo, entre otros, a través de intervensiones enmarcadas siempre desde la perspectiva de promoción  y protección de derechos de los/las adolescentes, priorizando sus deseos, inquietudes, proyectos y ofreciéndoles mayores oportunidades que  tiendan a promover un desarrollo pleno acorde a su edad madurativa.

Algunas de las temáticas trabajadas fueron:

  • Embarazo adolescente: El embarazo adolescente en la región de América Latina se encuentra con la segunda mayor tasa de fertilidad adolescente promedio por país a nivel de regiones. Su asociación con un empeoramiento de la salud materno-infantil, así como con la perpetuación de situaciones de vulnerabilidad ha motivado a las autoridades gubernamentales a aumentar sus esfuerzos de prevención en este campo.

Como consecuencia, la Fundación se propuso trabajar la temática del embarazo en la adolescencia y la paternidad/maternidad desde un abordaje integral a nivel individual, familiar y comunitario, atendiendo las diferentes dimensiones involucradas (social, física y legal). Éstas implican aspectos de salud, educativo, laboral, de formación para la vida y, particularmente, debe tener en cuenta las situaciones de vulnerabilidad como factor que obstaculiza el desarrollo personal de los jóvenes.

  • Brindar información en relación a las responsabilidades en la crianza.
  • Habilidades parentales: Mediante la conformación de un Equipo Interdisciplinario, la Fundación ha introducido un proyecto cuya mirada se enfocó en el abordaje de la Paternidad/Maternidad en la Adolescencia con el propósito de fomentar el Desarrollo Social Sustentable de un importante grupo de personas en condiciones de vulnerabilidad social, tomando como eje un enfoque integral sobre esta temática.

Se propuso trabajar en pos de mejorar la capacidad para tomar decisiones por parte de las madres y padres adolescentes hacia comportamientos menos riesgosos para ellos y sus hijos.

A través de espacios como Talleres y Jornadas Comunitarias, se realizaron intervenciones con el objetivo de sensibilizar sobre esta temática apuntando a garantizar los Derechos de los/as Niños/as y Adolescentes tanto en su condición de padres como de Sujetos de Derecho y necesidades, acercando herramientas que permitan a los participantes visualizar oportunidades que promuevan su desarrollo.

Las premisas básicas desarrolladas en tales talleres fueron las de:

  • Toma de decisiones saludables con relación a la sexualidad y reproducción.
  • Situación de maternidad/paternidad, parte de un proyecto de vida más amplio.
  • Continuidad educativa e inserción laboral de los padres y madres adolescentes.
  • Habilidades parentales brinda para orientación en pos del desarrollo de sus hijos.
  • Información sobre el niño y su desarrollo para una adecuada estimulación.

Desarrollo del Proyecto:

  • Escuela para padres (enriquecer y/o modificar estilos de crianza).
  • Apoyo a las habilidades parentales (visitas domiciliarias y trabajo clínico).
  • Capacitación para referentes barriales y cuidadoras/es domiciliarios.
  • Trabajo en nutrición y hábitos saludables, involucrando a toda la familia.
  • Soporte a la persona sola a fin contribuir a la conformación de redes de sostén.

Esta intervención en la Comunidad tuvo como resultado:

– mas de 20 organizaciones de base y centros barriales articulados

– mas de 330 horas de acompañamiento profesional

– mas de 3560 personas participantes.

Logros:

De todo lo trabajado, a continuación, se destacan algunas impresiones sobre el impacto positivo del Proyecto:

  • Se ha trabajado resaltando las potencialidades y valorando lo positivo de las personas, instándolos a no poner el foco de atención “en lo que hicieron mal”. En muchos casos los jóvenes padres ya cuentan con una carga previa y estigmatizante respecto de lo que “hicieron mal”, y esto les resta oportunidades de visualizar todos los esfuerzos que pudieron haber realizado. Sobre ello fue menester trabajar, persiguiendo que el aprendizaje sea vivencial en cada uno, y desde allí, significativo.
  • Se ha fomentado un cambio sobre las creencias y/o concepciones negativas previas respecto a la paternidad/maternidad en edad temprana.
  • Se ha estimulado la mejora continua de sus competencias y la visión a largo plazo (se trata de un proceso, de un aprendizaje constante –construir/deconstruir-).
  • Se han visualizado actitudes críticas y reflexivas de sus modos, acciones, estrategias de crianza para con sus hijos y de las que ellos recibieron.
  • Las dinámicas facilitaron la creación de estrategias nuevas para la crianza.
  • Se instaló, en los casos en que fue posible, la idea o la posibilidad de involucrar a los padres y escuchar sus miedos, sus prejuicios, sus habilidades (padre y madre son partes importantes-necesarias, ambos pueden y deben criar a los hijos).
  • En gran parte de los espacios de talleres resultaron planteos sobre la necesidad de más espacios de formación similares, encontrándonos con una devolución muy positiva a los fines de lo que la Fundación buscaba instalar por medio del trabajo realizado.

Como una conclusión posible, repetida a lo largo del año y de los diversos ejes abordados, entendemos que la formación y conocimientos previos sobre la crianza, muchas veces basados en estándares y prácticas tradicionales conflictivas o violentas, o poco operativas, son un impedimento para el buen y adecuado desarrollo del niño.

Fue posible percibir que muchos adolescentes lograron ser ellos mismos actores protagonistas en la toma de decisiones (respecto a sus propias vidas, sus proyectos vitales, respecto a sus hijos y el cuidado de ellos) lo que nos lleva a pensar que la información y la formación que se les brindó fueron las adecuadas y oportunas.

Como un logro que no fue previsto podemos destacar que, en algunas ocasiones, no solo asistieron los adolescentes, sino también madres de esos adolescentes, que se interesaron en la temática porque necesitaban información para poder orientar a sus hijos/as en la crianza y en cómo estimular a los niños. En otras tantas ocasiones esas abuelas fueron madres a temprana edad y pudieron resignificar muchas de las experiencias, entendiendo sus errores y poniéndose metas concretas para apoyar a sus hijas/os adolescentes en el rol que ahora les toca cumplir.

También fue posible brindar a los participantes asesoramiento en cuanto a los recursos disponibles (en el ámbito privado y público) en las aéreas de salud, educación, social, comunitarios e incluso en algunos casos llegamos a articular redes con el ámbito público.

Otros logros:

  • Fue posible articular algunas demandas de las familias (información en cuanto a cobertura médica, beneficios sociales, etc.) marcadas por la exclusión social con los recursos técnicos disponibles por parte de la Fundación, con el fin de optimizarlos y buscar nuevas respuestas a viejos problemas.
  • Generar nuevas estrategias de crianza basadas en la participación, la organización y la autogestión, como pilares fundamentales para el mejoramiento de la calidad de vida y de la calidad de la atención y cuidado de sus hijos.